Si tu conexión a Internet es mala, prueba a construir una antena 4G casera

 Uno de los inconvenientes de vivir en zonas rurales es la calidad de la conexión. Vivir en una granja en mitad de la nada y con una  conexión a internet no buena, solo nos deja con la red de nuestro teléfono móvil. En esta misma situación se ha visto un granjero inglés de nombre Richard Guy.


 Richard tenía una conexión a internet muy mala: 1 megabit por segundo. Una cantidad muy pobre que apenas le permitía hacer nada. En Inglaterra, la media de velocidad está en 25mbps, cansado de llamar y pelearse con su proveedor de conexión se dio cuenta de algo muy curioso: su móvil tenía mejor cobertura y velocidad con 4G. Ahí, encontró la solución a su problema.

Donde el cable no llega, el 4G sí

 Richard, un entusiasta de la tecnología sin muchos recursos, se dispuso a solucionar el problema de conexión en su casa. Con ayuda de unos cuantos elementos básicos construyó una torre de madera que le permitía recibir sus datos 4G y volcarlos en un cable de fibra óptica para llevar conexión de alta velocidad a su casa.

 En lo más alto de la instalación nos encontramos una batería de 12 voltios guardada en una caja de herramientas a prueba de agua. En ella, se almacena la energía que captan dos paneles solares en la parte inferior. Una estructura de madera se encarga de sujetar todos los elementos.




 Debajo de las placas tenemos un receptor 4G alimentado con la energía de la batería de la parte superior. Por último, la señal que capta este dispositivo es enviada a casa a través de un cable de fibra óptica (puede sonar caro pero un metro de fibra vale algo más de un euro). El cable que llega al hogar, es el que se encarga de suministrar de conexión al hogar.

 El salto de calidad ha sido muy grande para Richard que ha pasado de tener un pobre megabit por segundo a tener 69 mbps, una conexión mucho más razonable. Bastante más que la media como veíamos anteriormente.

 Lo que empezó siendo un experimento para resolver una necesidad puntual, ha terminado evolucionando en un modelo de negocio. Con el nombre de Agri Broadband, Richard ha creado una compañía que se encarga de asesorar a sitios que tienen mala conectividad en el campo para estudiar cuáles son las mejores opciones para mejorar la conexión a internet.

 En función del equipo que se instala, se cobra una cuota pero en ningún caso esta empresa intenta ser un teleoperador en cubierto sino una asesoría tecnológica para resolver problemas muy puntuales.



Fuente: xataka.com

Publicar un comentario

 
Mundo Cyberia 2018